¿Por dónde van los Reyes Magos?

El viaje de los Reyes Magos, el de hace más de 2.000 años y también el que realizan cada víspera del 6 de enero, sigue resultando un maravilloso misterio que despierta la curiosidad de niños y mayores.

El Antiguo Testamento nos explica que los Reyes no dudaron en seguir a una estrella que brillaba más que ninguna en el firmamento y que se encargó de señalarles el camino hasta Belén. Allí se dirigieron con sus regalos, oro, incienso y mirra, para adorar a un niño que cambiaría el mundo.

¿Por dónde fueron sin perderse? Ni brújula, ni GPS… los Reyes abandonaron sus reinos convencidos de que su viaje merecía la pena.

Dejaron la antigua Babilonia y vivieron mil historias y aventuras a su paso por lo que hoy es Siria, Líbano, Palestína…

Tuvieron más de un problema a la hora de cruzar el río Éufrates con sus camellos, bastante reacios al agua, pero todo esfuerzo valió la pena para llegar a Jerusalén y luego a Belén donde les esperaba una virgen María bastante sorprendida y un niño Jesús encantado de verles aunque sin comprender demasiado bien qué significaban aquellos extraños regalos.

¿Cómo llegan a tu casa?

Con el paso de los siglos, el poder de la magia de los Reyes de Oriente no ha dejado de crecer. Ahora son capaces de llegar a cualquier lugar en el que haya un niño que les espera con ilusión.

De todas maneras, siempre les gusta recibir noticias de los más pequeños y que ellos les cuenten, con todo lujo de detalles, dónde está su casa y qué regalos esperan.

No es que se vayan a perder ¡ni mucho menos! pero si te animas a escribirles una carta les darás una agradable sorpresa. Los Reyes Magos contestarán a tu carta y así el 6 de enero recibirás no solo los regalos que tienen previstos para ti sino también sus sabios consejos.

Cada año, vuelven a salir de Oriente y no solo llegan hasta Europa. También viajan hasta Latinoamérica donde muchísimos niños preparan su casa con dulces para ellos y comida para sus camellos y además se acuestan temprano sabiendo que a los reyes no les gusta que les pillen mientras hacen su mágico reparto de presentes. Tampoco se olvidan de los más pequeños que creen en ellos en los Estados Unidos aunque saben que es “territorio” de Santa Claus. No importa, Melchor, Gaspar y Baltasar se llevan genial con “Santa” porque comparten un objetivo común: cuidar a los niños, darles todo su cariño y ¡por supuesto! Muchos regalos.

En su viaje por el mundo, los Reyes lo ven todo y saben que hay más de un problema: guerras, injusticias y pobreza… ellos no pueden intervenir directamente pero procuran en su camino repartir entre las personas su más preciado tesoro: la bondad y los buenos sentimientos que ellos tienen de sobra y que a veces falta en muchos lugares de los que visitan durante su recorrido.

Ya lo sabes, los Reyes Magos están a punto de iniciar su gran viaje que llevará, además de regalos, paz y alegría a cada rincón del planeta. Al menos esa es su intención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *