La historia de los Reyes Magos

Dentro de muy poco los Reyes Magos iniciaran su viaje para visitar, como cada año, a los niños y dejarles los regalos que esperan con tanta ilusión. No está demás que vayas conociendo un poco mejor a Melchor Gaspar y Baltasar y que descubras la emocionante historia que les llevó desde sus reinos de Oriente hasta Belén para conocer al niño Jesús recién nacido.

Poco se sabe de ellos antes de que, sin dudarlo, emprendieran, hace más de 2.000 años, un largo viaje siguiendo a la estrella que les guiaba desde el firmamento. La Biblia, concretamente el Nuevo Testamento de San Mateo, ya habla de ellos, así que está claro que los reyes existen y que jamás faltan a su cita con los más pequeños. También en el siglo XIV, un monje benedictino llamado Beda los describió con detalle en uno de sus valiosos manuscritos. En él, contaba que Melchor era el más anciano, de barba y cabellos largos, Gaspar rubio y también el más joven, y Baltasar, por su parte, era el rey negro.

Los Reyes Magos eran grandes sabios, estudiosos del firmamento. Por eso supieron enseguida que aquella estrella era especial. Algunos creen que, en realidad, se trataba de un cometa pero eso no importa demasiado, fuera lo que fuera, era algo mágico y ellos supieron reconocerlo.

No se sabe exactamente cuánto tiempo emplearon en su viaje los reyes, pero seguro que fue un camino lento y complicado. Con sus pajes y camellos emprendieron ruta hasta llegar a la antigua Judea.

Una vez en Jerusalén, tuvieron un encuentro con el rey Herodes al que contaron que el mesías, el rey de los judíos, acababa de nacer. Mala idea, porque no se imaginaban los reyes las terribles intenciones de Herodes que, pensando en que tal vez su trono corría peligro, pidió a los reyes que, cuando encontrasen al niño, pasaran a informarle sobre dónde había nacido. La intención no era otra que acabar con su vida.

Los reyes finalmente llegaron a Belén y entregaron sus presentes oro, incienso y mirra al recién nacido. Se cuenta que en un primer momento la Virgen María no salía de su asombro, pero pronto se dio cuenta de la bondad de esos tres extraños reyes y del milagro que acababa de ocurrir.

El encuentro con el niño Jesús, cambió para siempre la vida de los reyes magos quienes decidieron, en ese mismo instante, que siempre cuidarían de todos los niños del mundo.

Por supuesto, no cayeron en la trampa que les tenía preparada Herodes. Un ángel les avisó del peligro que corría Jesús si el malvado rey descubría dónde había nacido. Listos como eran, los Reyes regresaron a Oriente por otro camino sin que Herodes pudiese descubrirlos.

¿Qué ocurrió después?

Tras adorar al niño, los Magos volvieron a sus reinos y continuaron con su vida dedicada al estudio, aunque permaneciendo atentos a todo lo que tuviese que ver con Jesús.

Si quieres conocer más detalles de cómo mantuvieron la paz en todos sus territorios, escríbeles una carta y puedes estar seguro de que ellos te contestarán. En estas fechas están algo atareados con los preparativos del nuevo viaje para llegar a tiempo este 6 de enero, pero cuentan con la ayuda de los ciber pajes, que recibirán tu mensaje, se lo entregarán a sus majestades y ellos te contestarán en cuanto tengan un ratito libre. Igual que siempre estuvieron cerca de Jesús aunque sin ser vistos, también te ven a ti y están más cerca de lo que crees.

No lo dudes, estarán encantados de recibir tu carta y contarte todo aquello que quieras saber sobre su mágica historia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *